.

Un país que no aguanta más, pero elegimos igual



En un país, con tantas diferencias, necesidades, pero con grandes deseos de seguir adelante, a pesar de las drásticas medidas del gobierno. 

Un país que ahora se levanta en protestas cansado de tantas promesas incumplidas, promesas que solo son parte del cumplimiento de su deber con todos los ciudadanos. 

Se pregona la paz, la disminución de la guerra, pero los de arriba no se dan cuenta que esta guerra es aún más peligrosa, se le exige a los estudiantes, a los trabajadores, a las familias comportarse, respetar, pagar más impuestos; exigencias que no van de la mano, con el ejemplo, porque enseñar a respetar consiste en atender las peticiones de la comunidad, salud, educación, justicia, empleo, salarios dignos, los que deben ser derechos colectivos, a los que hay que darles cumplimiento.

Ahora prima la seguridad de quienes fueron actores de la inseguridad en nuestro país, ellos entran libremente donde el ciudadano de bien no lo puede hacer, porque es sometido a requisas, consultas de antecedentes, entre otros, porque hay que cuidar a quienes nos descuidan. 

Un país que ya no aguanta más, que no entiende porqué esta nueva ola de antivalores, donde hay que perdonar y olvidar lo que algunos hicieron durante algo más de medio siglo, porque se trata de conseguir la paz, es lo más importante para el gobierno, sería aceptable si ellos demostraran con hechos que realmente se quieren reivindicar con la sociedad colombiana, pero que ahora solo andan por donde quieran y como quieran sin cumplir con lo pactado (mal pactado según mi forma de ver).

Ya no caminan levitan, eso no es dar ejemplo, eso es una prepotencia, arrogancia, eso desconcierta a los padres de muchos chicos que hoy día ven las cosas más allá de lo que el gobierno quiere hacerlas ver; un joven inconforme es una bomba de tiempo, hoy ya no se preocupan por la urbanidad, por el amor filial, por una mejor sociedad, hoy muchos jóvenes se preparan para hacer lo que les dé la gana a costa del bienestar de los suyos y de quienes los rodea, jóvenes egocéntricos algunos autosuficientes por las buenas o por las malas. 

Si eso es paz, entonces se debe cambiar el concepto de los diccionarios, porque para algunos jóvenes significa alcanzar lo que quieren buen o malo , el caso es sentirse bien, sentirse líder, igualmente bueno o malo; situación a la que nadie pero nadie le está poniendo atención.

Y si usted intenta decirle a los jóvenes “muchachos el bien, se consigue con amor, disciplina, estudio y buenos actos” ellos dicen que ahora hay que empoderarse de las herramientas que les permitan alcanzar sus sueños. 

Ahora las cosas son cada vez más enredadas, políticos en campaña, y duras campañas unos contra otros y unos con otros, no hay norte, el pueblo no sabe qué dirección tomar, no hay en quien confiar, las maquinarias están reforzadas para que sigan gobernando los mismo de siempre, a los mismos de siempre, se hacen las ovejas, los anticorrupción, los que tienen las tablas de la salvación, llegan al poder y todos siguen llevando al país igual o peor que antes. 

Ellos responsables del desempleo, de la mala prestación del servicio de salud, de hacer leyes para favorecerse a sí mismos y a sus amigos, de mantener unos salarios pírricos a la mayoría de los colombianos, para someterlos a vivir en una miseria absoluta, vivir en inquilinatos, ellos son los que juegan con sus necesidades en tiempos de campaña, y como a quinceañera le prometen, regalan mercados, tamal, lechona, artistas populares para que si no se muere de hambre lo mate el despecho.

Pero usted no se da cuenta, feliz de ver su artista gratis, feliz que le celebren el día de la madre con tremendas tarderatas (serenatas son de noche), por eso usted se siente comprometido, qué tan poco está la valía de los colombianos; y si por las moscas lo anterior no les fue suficiente hasta empleo le ofrecen, claro ellos saben que conseguir empleo en nuestro país del sagrado corazón está bien difícil, y si lo tienes debes quedarte callado, porque corres el riesgo de ser despedido y las obligaciones no dan espera. 

Así o más oprimidos, ¡Ahí les dejo!




Share on Google Plus

About Carlos Arturo Moreno

Estrategia Publicitaria 2017

Estrategia Publicitaria 2017
Contáctenos - 310 865 89 54 313 480 12 01

Sede Principal - Facatativá Cundinamarca.

Sede Principal - Facatativá Cundinamarca.
Más información en el periódico impreso

Espacio Publicitario