.

¿A quien culpar ? autoestima en niños maltratados


He seguido tantas historias de menores maltratados y hasta violados por sus familiares, progenitores, “amigos” y vecinos; chicos a quienes nadie les cree, no les ponen atención, y además cuando cuentan sus desgracias son culpados de lo que les ha sucedido, lo que hace que muchos de las víctimas de estos vejámenes se conviertan en personitas silenciosas, introvertidas, temerosas, irascibles, “conflictivos”, con tantas cosas que les ha tocado vivir, reflejan inconformidad en la escuela, mostrando dificultades de aprendizaje, trabajo en equipo, sociabilidad, convirtiéndose en niños problema en sus instituciones educativas.

Rebeldía, falta de atención, “hiperactividad”, son quejas continuas de los profesores a los padres de los menores. La historia cada día se empeora, ¿más abandonados para dónde? Nadie se interesa por mirar más allá, entrar a revisar que puede suceder o cual es la causa de estos comportamientos, siempre se dice, – es que no quiere hacer caso-, - es un niño problema-, -definitivamente no tiene arreglo -. Así de cruel es la realidad de estos menores, quienes no son responsables de los errores cometidos por sus padres, o por el descuido de sus familiares y de la misma sociedad.

Se ha desdibujado tanto el concepto de familia, que vuelvo a insistir en mi forma de ver la situación, la necesidad de hombres y mujeres que quieren rehacer su vida con la excusa que tienen derecho a ser felices, claro que lo tienen, esto no les permite ver que debe prevalecer la tranquilidad y el sano desarrollo de los hijos que ya tienen, poniéndolos en riesgo; no miden las consecuencias de no saber con quién se involucran, solo están convencidos que su derecho a la felicidad es lo que vale, y ahí, es cuando lamentablemente un número importante de estos nuevos hogares conformados por personas que antes ya han tenido otros, conforman nuevos hogares, donde se reúnen “ tus hijos, mis hijos, nuestros hijos, sin desconocer que pueden resultar para algunos una relación bonita, fundamentada en el respeto, el apoyo mutuo, eso es el ideal.

Desde otro ángulo las cosas no resultan de lo mejor, padrastros que abusan de las hijas de su nueva pareja, mujeres que se convierten en la bruja para los hijos de su compañero; convivencias difíciles, que nadie resuelve, y que son los menores los únicos que tienen que ver con incertidumbre y dolor la vida que alguien les hace vivir, sin tener en quien refugiarse, a quien acudir para un consejo, para que se les escuche, entonces es ahí donde el hilo de la seguridad se rompe, donde acuden a amistades peligrosas, en un estado de vulnerabilidad, porque no solo es lo que viven, sino a lo que se inclinan por las malas influencias de compañeros de colegio o vecindad, deciden ser parte de grupos de jóvenes pares, para sentirse apoyados, sentirse líderes, y conforman pandillas, o se dejan seducir por las drogas, al parecer para escapar de su dura realidad.

Por lo tanto, considerar que esto es un problema social, que se debe tratar desde el seno familiar, moral, psicológico, por qué no académico, sería otra forma de ver a estos menores; desde la responsabilidad de la familia, la sociedad, la academia y el gobierno. 

Pensar que el centro de estas problemáticas está en el núcleo familiar, es algo arriesgado, pero no deja de ser en parte cierto, valores y principios echados al olvido, porque lo importante es querer y no ser, porque prima el yo, antes que el nosotros, pasar por encima de quien sea es la moda, así sea pasar por encima de la tranquilidad, el respeto, el respaldo, el apoyo y el amor que se le debe brindar a nuestros hijos.

No hay a quien culpar. Definitivamente esto es asunto de todos. Hijos son reflejo de sus padres-
Share on Google Plus

About Carlos Arturo Moreno

Estrategia Publicitaria 2017

Estrategia Publicitaria 2017
Contáctenos - 310 865 89 54 313 480 12 01

Sede Principal - Facatativá Cundinamarca.

Sede Principal - Facatativá Cundinamarca.
Más información en el periódico impreso

Espacio Publicitario