.

“La verdad es que no se qué decir…”


No tengo nada que decir y a la vez hay mucho por decir, en momentos de tanta propaganda política, de tantas promesas, de tanto escuchar paz, respeto, pactos de no agresión, perdón y reparación.
Todos hablan de todos; escuchar que todos quieren ser, pero que no se sabe quién será, incrementa el estrés electoral, que causa depresión y crisis emocional.

Ciudadanos enredados entre una “Colombia Humana”, “mejor es posible”, “el futuro es de todos”, “se puede”, “yo soy de la calle.

frases que siguen en el juego de la contienda electoral, traducido en que habrá muchas cosas gratis, en que comprarán empresas para entregarle al pueblo; que los extremos no le sirven al país, emprendimiento juvenil, búsquelo en google, frases que algunas veces generan caos.
Sumando más causas, un salario más que mínimo, subsidios para unos y otros no, una clase media olvidada, un sendero espinoso laboral, salud a media salud, educación sin educación, fortalecimiento de antivalores, violencia intrafamiliar, abuso y violación a menores, feminicidios, drogadicción en todas las edades, jóvenes sin rumbo, sin amor, sin interés, madres desmadradas, padres invisibles, políticas públicas en papel, calle como techo, combustible costoso, transporte peligroso, cuellos de botella en las vías mal pensadas, recursos desviados.
Acuerdos amenazados e incumplidos, negociadores exigentes, entre otras, todo esto afecta la salud mental de los colombianos, un diagnóstico como decían por ahí chaparron y lucas “la gente dice que estamos locos lucas”.

Y nadie lo analiza. Guerra en redes sociales entre seguidores de unos y otros, discriminación, falta de respeto, amenazas, noticias falsas, con lo que supuestamente se pretende cambiar la historia de esta patria, donde al parecer todo está al revés; todos contra todos, como si los candidatos entendieran su fanatismo, y les fueran a reconocer tanto fervor, mejorándoles en verdad su calidad de vida. .

No tengo nada que decir, tal vez si mucho que pensar.

Aunque usted no lo crea, ese disimulado dolor de cabeza que padece en momentos que usted cree que nada le preocupa, es a causa del estrés social y político del que está siendo víctima.
El mejor antídoto para mitigar el impacto de estas situaciones es ser flexibles a estos eventos, sobrellevar todo con actitud positiva, con optimismo, apoyando a su comunidad, aceptando las diferencias de pensamientos e ideologías, al final se dará cuenta que por más que intente cambiar el mundo, usted solo no lo podrá hacer.

 Como es sabido cada cual tiene su propia verdad, cada cual ve las cosas desde el ángulo en el que se encuentre, la necesidad que tenga, de la que depende la decisión de elegir quien tome el timón de nuestro país.





Share on Google Plus

About Carlos Arturo Moreno

Estrategia Publicitaria 2017

Estrategia Publicitaria 2017
Contáctenos - 310 865 89 54 313 480 12 01

Sede Principal - Facatativá Cundinamarca.

Sede Principal - Facatativá Cundinamarca.
Más información en el periódico impreso

Espacio Publicitario